Sin categoría

Nicolás Veracierta: Consuegra, maravilla rural y quijotesca en el corazón de La Mancha

Por Sele

No se me ocurre un elemento arquitectónico más quijotesco que un molino de viento, ¿verdad?. Pues la toledana Consuegra tiene una docena. De hecho, encabeza por número y galones la ruta de los molinos de La Mancha. Aunque también tiene un poco del Cid Campeador, puesto que en su castillo Diego Rodriguez, su único hijo varón enviado por el mismo para defenderlo, se convirtió en la víctima con más galones de la batalla contra los Almorávides del año 1097. El Cerro Calderico, sobre el cual se erigen los molinos de viento así como el castillo medieval, ha contemplado amaneceres carpetanos, romanos, visigodos, árabes, castellanos e incluso la inquina de las tropas napoleónicas, quienes intentaron sin éxito arrebatar las huellas de su glorioso pasado. Hoy día para muchos es una parada obligada en múltiples recorridos por tierras manchegas. Y es que, sin duda, hay mucho que ver en Consuegra, la cual conserva todos los ingredientes para ser considerada una auténtica maravilla rural, un regalo para quien llega hasta ella.

Consuegra, maravilla rural en la provincia de Toledo. ¿Qué ver en Consuegra?

Transitar por sus calles estrechas y perseguir a los gigantes de Don Quijote, emocionarse con la evocadora llanura manchega, acudir a su afamado festival medieval, saborear un buen asado en unas cuevas o probar las delicias gourmet del primer gastromolino de España son algunas de las muchas razones que existen para visitar Consuegra y no escatimar una sola sonrisa de satisfacción. 

Consuegra, el peso de la Historia en un lugar de La Mancha.

La historia de Consuegra pesa. ¡Vaya si lo hace! Se remonta a unos 2600 años cuando los carpetanos, tribu que habitaba esta parte del corazón de la Península Ibérica mucho antes de la llegada de los romanos, tuvieron un gran oppidum o poblado en la cima del que hoy se conoce como Cerro Calderico. Hasta aquí llegaron los cartagineses, que les dejaron temblando y, con ello, la situación en bandeja para que la Consabura celta (que significa «confluencia del río Sabo», actual río Amarguillo) pasase a ser durante siglos la Consaburum romana, fortalecida por ser una parada importante en las rutas que comunicaban el norte con el sur. Eso sí, los romanos abandonan el poblado sobre el cerro a no mucho tardar para quedar bajo el mismo. Serían los visigodos quienes mandaran levantar un castillo (el castillo de la Muela), arrebatado tras la conquista árabe y dicen que reconstruido bajo las órdenes de Almanzor en el siglo X. Tras volver a manos cristianas, en pleno reinado de Alfonso VI, tuvo lugar la batalla de Consuegra en la cual los almorávides infringieron a sus oponentes una severa derrota en 1097, perdiéndose la vida en la misma del hijo del Cid, Diego Rodríguez, a quien éste había encomendado reforzar la defensa.

Cerro Calderico en Consuegra (Toledo)

Pero Consuegra tuvo mucho más que decir siglos después. Se convirtió en la cabeza prioral en tierras manchegas de la Soberana Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén, es decir, la Orden de Malta. Salió en la ayuda del Rey Carlos I de España, y futuro Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, en la conocida como Guerra de las Comunidades. Sería quizás el siglo XIX su peor siglo, cuando los franceses quemaron el castillo, varias iglesias y se perdió casi todo el archivo que aquí tenía la Orden. La desamortización de Mendizábal o el desbordamiento del río Amarguillo en 1891 haría el resto. Los últimos caballeros abandonarían Consuegra sin echar la vista atrás. En ruina, casi herida de muerte.

Siglo XXI: Consuegra es una digna maravilla rural

La toledana se repuso a todas las adversidades. Más de doscientos años después de la invasión francesa se ha convertido en un valor seguro dentro de la Ruta de Don Quijote de La Mancha puesto que tiene más molinos de viento que ninguna en toda la región y queda a una distancia realmente asumible para una escapada desde la capital de España o desde la ciudad de Toledo. Realmente queda muy próxima al nudo de comunicaciones centro-sur que es la Autovía A4 (A hora y media en coche desde Madrid, salida 121 a la altura de Madridejos) y a la CM-42, más conocida como la autovía de los viñedos, que la pone a escasos tres cuartos de hora de la ciudad de Toledo.

No es necesario decir que se trata de uno de los pueblos más bonitos de Castilla-La Mancha o que hay mucho que ver en Consuegra porque eso se sabe de sobra. Pero sí cabría destacar que en este año se ha convertido en una seria candidata a formar parte de la lista de las siete maravillas rurales de España 2019, una iniciativa de la plataforma HomeAway para premiar y reconocer los mejores destinos rurales del país, dándoles visibilidad y sirviendo de impulso a un tipo de turismo, el rural, que no deja de crecer.

Cerro Calderico (Consuegra)

¿Cómo se elegirán las siete maravillas rurales 2019?

Consuegra es una de las veinte aspirantes a ser maravilla rural 2019. De Castilla-La Mancha también está Valverde de los Arroyos (Pueblos negros de Guadalajara). Otras destacadas son Casares, Almodóvar del Río, Chinchón, Castellfollit de la Roca (La Garrotxa), Tazones, Bárcena Mayor, Zafra, Tui, Ledesma, Cantavieja o Castell de Guadalest.  Se escoge por votación, entrando a la web oficial del concurso y apoyando a tu favorita. Se podrá votar entre el 25 de septiembre y el 17 de octubre. Entonces ya sólo quedará esperar a quienes van a formar este increíble elenco. Las últimas ganadoras (más votadas) fueron Robledillo de Gata (2018), Guadalupe (2017), Tejeda (2016) o Trujillo (2015). Los años anteriores lo que se elegían no eran pueblos sino conceptos más amplios como la comarca cacereña de Las Hurdes en 2014 o el conjunto románico de Vall de Boí en la provincia de Lérida.

 

Castellfollit de La Roca (Pueblo medieval de La Garrotxa)
Castellfollit de la Roca en La Garrotxa es uno de los pueblos candidatos a Maravilla Rural 2019.

¿Qué ver en Consuegra? Selección de lugares imprescindibles que visitar en la localidad toledana.

En el caso de plantear una escapada a este enclave de rasgos quijotescos cuyo cerro mágico se aprecia a muchos kilómetros de distancia, convendría tener en cuenta todos estos lugares que ver en Consuegra y que dan para unas cuantas horas. No importa si para un viaje centrado exclusivamente en la localidad toledana, como parte de una ruta por los escenarios de Don Quijote de La Mancha, para perseguir gigantes molinos de viento como lo hiciera el caballero de la triste figura o para combinar con otras localidades próximas como Tembleque, Mora, Puerto Lápice o Alcázar de San Juan durante un fin de semana.

Molinos de viento en Consuegra (ruta de los molinos de viento en La Mancha)

¿Qué ver y hacer en Consuegra en una escapada? – Toma nota para planificar tu viaje:

1. Sube al Cerro Calderico, transita entre molinos de viento y visita un increíble castillo medieval.

Los molinos de viento de Consuegra, horizontes cervantinos.

Donde todo empezó en Consugra es precisamente donde recomiendo comenzar la ruta. Se puede subir al Cerro Calderico con el coche, aunque hay quien lo hace como puro ejercicio a pie o en bicicleta. Si bien los fines de semana puede estar la cosa más ajetreada, suele haber donde poder dejar aparcado el vehículo. Y a partir de entonces sólo queda caminar por la cresta de una colina sobre la que se divisa no sólo el pueblo sino además la interminable llanura manchega desafiando el horizonte. Y como aliados el castillo medieval de La Muela y una docena de molinos de viento que, aunque corresponden al siglo XIX (llegó a haber trece), son en construcción y mecánica muy similares a los muchos que formaron parte de la silueta de La Mancha y que un día a Miguel de Cervantes servirían de inspiración para el capítulo más célebre de su Don Quijote (se cree que él se basó en los de Campo de Criptana). Ningún otro lugar de la región cuenta con tantas construcciones de este tipo como Consuegra, por lo que resulta lógico que encabece la mayor parte de las rutas por los molinos de viento de La Mancha (Con Campo de Criptana, El Romeral, Mota del Cuervo, Alcázar de San Juan o incluso Belmonte).

Cerro Calderico de Consuegra (Toledo) - Ruta de Don Quijote de La Mancha en coche

Bolero, Mambrino, Sancho, Mochilas, Vista Alegre, Cardeño, Alcancia, Chispas, Caballero del verde Gabán, Rucio, Espartero y Clavileño son los nombres en orden de los gigantes de Consuegra si empezamos a contar desde el castillo. El primero de todos, el molino Bolero, sirve además como Oficina de Turismo y permite su visita al interior (1,50€), ya que conserva su maquinaria prácticamente intacta y permite conocer en qué consistía el procedimiento de molienda (en él también se pueden adquirir las entradas para el castillo de la Muela). Otros como Sancho, Rucio (también visitable por dentro y que permite verlo funcionar durante casi todo el año) y  Espartero también han tenido la suerte de haber preservado a la perfección tanto el mecanismo interior como sus aspas. Cuando llega la Fiesta de la Rosa del Azafrán (que suele coincidir con el último fin de semana de octubre), el que se pone en funcionamiento el molino Sancho, permitiendo contemplar las astas en movimiento y el proceso completo que sirvió para molir en la región durante siglos. Pero sería la de Rucio la visita adecuada para poder ver esto en buena parte del año.

Molinos de viento en Consuegra (Ruta de Don Quijote en coche)

En el Caballero del verde Gabán, casi al final del camino, no se puede observar la molienda pero sí consumir productos gourmet made in Castilla-La Mancha en el considerado como primer gastromolino de España (de eso en concreto hablaré más adelante).

El castillo de la Muela: Más de mil años de historia te contemplan.

Pero la visita a Cerro Calderico no puede centrarse únicamente en los molinos de viento. El castillo de La Muela merece toda tu atención. Bajo la protección del escudo del Prior Soberana Orden del Hospital de San Juan de Jerusalén aparece una magna fortaleza del siglo X (de origen árabe, aunque según los historiadores hubo construcciones de anteriores etapas) ampliada y mejorada por los miembros de esta importante institución. Aquí tuvo lugar la famosa batalla de Consuegra del año 1097 en la que fuera abatido el hijo del Cid Campeador y sus dependencias, todas visitables, mantienen los muchos secretos de más de mil años de historia. Y es que, a pesar de los daños sufridos, sobre todo a raíz de los destrozos por parte de los franceses y las desamortizaciones, permite apreciar elementos como la sala de archivos de la Orden, la sala capitular, la ermita, la torre albarrana (circular y de la época árabe) y un impresionante aljibe protegido por una gran bóveda de cañón, sin olvidarse de la mazmorra a la que eran arrojados los presos.

Castillo de la Muela (Consuegra)
Castillo de la Muela. Foto cedida por la web viajes.chavetas.es.

Horarios y entradas del castillo de Consuegra

 

El castillo de La Muela en Consuegra abre sus puertas de lunes a viernes de 10:00 a 14: 00 horas y de 15:30 a 18:00 horas, mientras que sábados domingos y festivos lo hace de manera ininterrumpida de 10:00 a 18:00. La visita es libre, pero se organizan visitas guiadas los sábados y domingos a las 12:00 y a las 16:00.

 

Castillo de Consuegra

 

El precio de la entrada individual, que incluye además la posibilidad de acceder al interior de los molinos Bolero y Rucio, es de 7,50€. Si la visita es guiada el precio es de 8€. Existe la posibilidad de hacer una visita guiada explicada a niños (ideal para familias) por apenas 5€, aunque es posible únicamente sábados, domingos y festivos a las 12:30h y 17:30h.

 

Más información actualizada de precios, horarios, actividades extra y posibilidad de reservar entradas online en castillodeconsuegra.es. La entrada al molino Rucio (así como a Bolero) se puede hacer no sólo combinada con el castillo sino también de manera individual (1,50 visita, 2€ si se va a ver la molienda).

2. Llega callejeando a la Plaza de España, la clave del centro histórico de Consuegra.

Toca irse olvidando, al menos por un rato, del Cerro Calderico e ir al núcleo urbano. Aquí lo mejor es dejar el coche y caminar, salir en busca de alguna fachada con encanto y, por supuesto, acceder al «foro» de Consaburum en la emblemática Plaza de España. Lo fue hace casi dos mil años y lo sigue siendo ahora. El centro de todo, la llave maestra para comprender una ciudad viva y los muchos acontecimientos que han tenido, tienen y tendrán lugar en ella. En Semana Santa, la Fiesta de la Rosa del Azafrán o incluso el festival medieval que se celebra cada año tiene a esta plaza como aliada irreductible.

La Corredera (Plaza de España, Consuegra)
Foto cedida por viajes.chavetas.es

Tú, como paseante ocasional, no debes dejar de visitarla y disfrutar de los edificios más característicos que la componen. Como el actual Ayuntamiento de Consuegra, unido por un arco a una espigada torre del reloj, la Fundación Díaz-Cordovés y señora (que funciona como Colegio público del Santísimo Cristo de la Vera Cruz.) y, el más hermoso y «manchego» de todos, el edificio de Los Corredores. Detente aquí y repasa su suntuosa balconada de madera tallada con querubines así como los soportales al descubierto, puesto que tienes delante un elegante ejemplo de la arquitectura regional del siglo XVII. Además el interior del que fuera alhóndiga, silo, teatro y consistorio, es visitable, puesto que es allí donde se encuentra ahora el Museo Arqueológico Municipal, el cual exhibe piezas desde el neolítico hasta principios del siglo XX pasando por las principales etapas históricas que dejaron huella en el municipio.

3.  No te pierdas las tres iglesias más importantes de Consuegra.

Los edificios religiosos que ver en Consuegra con mayor interés histórico y artístico serían:

  • Parroquia de Santa María la Mayor (Calle del Carmen): Construida en 1723 como parte del Convento de San Antonio de Franciscanos Descalzos, que ya no existe. De estilo mudéjar toledano, guarda en su interior una imagen la Virgen de la Blanca, patrona de Consuegra, que antes estuviera situada en el castillo de la Muela.
  • Iglesia de San Juan Bautista (Plaza de San Juan, 6): Del siglo XVI y estilo mudéjar toledano se encuentra este templo ubicado a orillas del río Amarguillo. Su construcción tuvo que ver, por supuesto, con la llegada de la Orden de San Juan de Jerusalén.
  • Ermita del Santísimo Cristo de la Veracruz (Calle del Cristo): Arquitectónicamente este templo del siglo XVIII es el más interesante y hermoso de cuantos cuenta Consuegra. Fusiona el castellano mudéjar con un barroco excelso visible en la fachada principal de mármol decorado con columnas salomónicas. En su interior destaca el retablo con la imagen sagrada del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz y el Museo del Cristo que, además de exhibir objetos de la liturgia, cuenta dentro del complejo con un «lignum crucis» o, lo que es lo mismo, una reliquia de la supuesta cruz de Cristo. De ahí el nombre de esta ermita.

Iglesia de la Vera Cruz de Consuegra (Toledo)

Por supuesto hay más edificios cristianos en la localidad como la iglesia de los Carmelitas, la de San Rafael o el antiguo convento franciscano (actualmente desacralizado), pero quizás sean las tres anteriores las iglesias que mejor reflejan la seña de identidad de Consuegra.

4. Encuentra los restos de una antigua presa romana.

Lamentablemente no quedan demasiados restos del pasado romano de Consuegra, pero hay uno que, quizás por no estar en el centro del municipio, pase desapercibido para la mayor parte de los visitantes cuando debería ser uno de los pilares de la visita. A escasos cinco kilómetros del centro, siguiendo el camino que llega hasta el Santuario del Cristo de Urda, sobrevive buena parte de una presa que según los expertos, con sus más de seiscientos metros de longitud, sería la  infraestructura hidráulica más larga y mejor conservada de todo el imperio romano de Occidente descubierta hasta el momento. ¡Casi nada!

Rodeada de viñedos (actualmente el caudal del río Amarguillo puede llenarse en épocas de bastante lluvia) posee 4 ,80 metros de altura, destacando la parte central donde aún conserva una quincena de contrafuertes con un grosor aproximado de metro y medio. Toda ella es hormigón romano revestido de mampostería.

Hasta hace unas décadas siempre se había pensado que era un puente romano, pero distintas prospecciones arqueológicas trajeron este gran descubrimiento por lo cual «la vieja presa romana» fue declarada Monumento histórico y Bien de Interés Cultural.

5. Persigue el aroma de la buena gastronomía manchega en las cuevas de Casa La Tercia.

Ante una escapada de este calado es inevitable que se escapen las pregunta tipo… ¿Dónde comer bien en Consuegra? ¿Algún restaurante que recomiendes en Consuegra? La respuesta me lleva a un lugar cuyo origen tiene que ver con el palacio prioral de la Orden de San Juan levantado en el siglo XV y utilizado como archivo y siglos más tarde como granero. Dicen que sus cuevas comunicaban directamente con el castillo. Hoy día dichas cavidades encaladas son parte del Restaurante Casa La Tercia (Calle Plus Ultra, teléfono de reservas 925 05 29 50), un auténtico tesoro laberíntico donde se miman los platos de la gastronomía tradicional manchega. Ideal para los amantes de las carnes y los buenos asados, aunque si te gusta el pisto, ni te lo pienses.

Casa La Tercia (Consuegra, Toledo)

6. Prueba los mejores bocados gourmet en el primer gastromolino de España.

Otra opción gastronómica bien recomendable dada la singularidad del sitio nos lleva de nuevo al Cerro Calderico para encontrar deliciosas soluciones en un molino de viento. Concretamente en El Caballero del Verde Gabán, el noveno en orden si empezamos a contar desde el castillo o Bolero, la muela del trigo es historia. Y es que su presente le lleva a considerarse el primer gastromolino de España. ¿Y qué es eso de un gastromolino? – te preguntarás. Muy sencillo, se trata de un restaurante dentro de un molino. En realidad, una bendita rareza para gastrónomos que salen a la búsqueda de la originalidad y los mejores productos del territorio. Hace algunos años se renovó este molino de viento para convertir la primera planta en una tienda gourmet, la intermedia en cocina y la última en un comedor para las degustaciones desde donde contemplar unas vistas magníficas del cerro.

Interior del gastromolino de Consuegra

El gastromolino de Consuegra abre sus puertas de jueves a lunes entre las 12:00 y las 19:00 horas. Conviene reservar plaza, puesto que sólo cuentan con dieciséis sitios en el restaurante. Más información y reservas en gastromolino.es.

7. Si puedes, coincide con un acontecimiento único como es CONSUEGRA MEDIEVAL.

La conmemoración de la Batalla de Consuegra entre las huestes almorávides y las tropas del rey Alfonso VI se ha convertido en una tradición en la que se moviliza todo el municipio. A partir del 15 de agosto (suele durar tres días) este evento que cuenta con más de una veintena de ediciones muestra a los lugareños y visitantes una recreación histórica de la batalla. Hay teatro, danzas, pasacalles, mercado de artesanos, talleres, cuentacuentos y un sinfín de actividades no sólo en el castillo sino también en los principales espacios de Consuegra. Con más de trescientos voluntarios y un montón de gente disfrazada que se vuelca para devolver la Edad Media a la localidad y recordar, entre otras cosas, cómo pereció el hijo del Cid.

Aunque son muchos más los eventos importantes en los que Consuegra celebra a lo grande. Su Semana Santa tiene mucha tradición. Gastronómicamente hablando cuenta cada vez más seguidores las Jornadas de Tapas y Pinchos Medievales (en primavera). Mientras que la Fiesta de la Rosa del Azafrán (Declarada de Interés Turístico Regional) tiene lugar el último fin de semana de octubre y es receptora de una tradición popular con siglos de antigüedad.

8. Combina tu visita a Consuegra con otros lugares. Hay mucho que ver alrededor.

Consuegra vale la pena por sí misma, pero combinada sabe mucho mejor. Si se viene, por ejemplo, desde Madrid por la A-4, no habría que dudar en detenerse en Tembleque (a 38 km), con una plaza mayor porticada a la altura de las mejores de toda Castilla-La Mancha. Al escasos minutos de ésta, El Romeral es parte, al igual que Consuegra, de la ruta de los molinos de viento de La Mancha con cuatro construcciones de este tipo. A 25 km por la A-4 (dirección Córdoba) se encuentra Puerto Lápice, lugar mencionado en Don Quijote de La Mancha y cuya «Venta de Don Quijote» permite conocer por dentro (y comer bien) un edificio de este tipo como los que pudo haber en los siglos XVI y XVII. A 35 km al noroeste Orgaz posee un precioso castillo que merece la pena visitar. En sentido opuesto, buscando el oriente, se podría continuar con temas quijotescos en Alcázar de San Juan (46 km), Campo de Criptana (57 km), El Toboso (76 km) y terminar en las conquenses Mota del Cuervo (84 km) y Belmonte (105 km).

Plaza Mayor de Tembleque (Castilla-La Mancha, Toledo)
Plaza Mayor porticada de Tembleque (Toledo).

Castilla-La Mancha es, realmente, un pozo sin fondo repleto de sorpresas que merecen conocer kilómetro a kilómetro, metro a metro. Y Consuegra, candidata a maravilla rural 2019 con todo merecimiento, sólo es una de las muchas sorpresas con que nos aguarda.

Sele

La entrada Consuegra, maravilla rural y quijotesca en el corazón de La Mancha aparece primero en El rincón de Sele.

Ver Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s